Skip to content

La necesidad de crear un hábitat saludable: Sí o Sí.

2010/04/12

Las organizaciones somos sistemas  más o menos vivos, más o menos competitivas, más o menos sanas. El planteamiento sensato es que debemos ir hacia organizaciones sanas, como forma de crear organizaciones con capacidad para evolucionar hacia dinámicas de funcionamiento vivas que permitan hacer que la organización tenga un desarrollo competitivo, integral y sostenible en el tiempo.

Y entendemos que este desarrollo competitivo, integral y sostenible en el tiempo no es posible si, entre otros factores, no se dan las condiciones para que haya un espacio de confianza básica.

¡¡Qué menos!! y…¡¡qué poco frecuente!!

Todo proceso de transformación, pasa por crear las condiciones para que las personas de la organización puedan migrar de un espacio conocido y por tanto de seguridad a otro de incertidumbre donde como humanos que somos, afloran sentimientos de miedo ante lo desconocido que se plasman en resistencias diversas.

Parece por tanto obvio que para abordar con éxito un proceso de transformación, hay que crear las condiciones para poder hacer ese tránsito reforzando o en su defecto reconstruyendo espacios de confianza básica.

¡¡Qué menos!! y…¡¡que poco frecuente!!

En este caso, quizás haya que empezar por el quién. Nuevamente, el sentido común nos lleva a pensar que debe ser quien lidera, la figura que ostenta la autoridad de la organización quien debe impulsar este espacio de confianza.

Y otra vez… ¡¡Qué menos!! y…¡¡qué poco frecuente!!

Éste/a líder tendrá, como tarea primaria, que construir ese espacio de confianza básica con su equipo directivo, creando las condiciones para que este equipo pueda replicar estas dinámicas de funcionamiento con sus equipos. Las personas demandamos coherencia – ser y parecer. Y si esta no se da, la confianza en el equipo directivo, y por extensión en el proyecto, se fractura.

Una vez identificado el quién, nos podemos centrar en el cómo; ¿cómo podemos crear ese espacio de confianza básica?

Lo cómodo sería que este fuera un proceso que en formato de kit de herramientas nos diera las pautas para ello. Sin embargo, la cosa podemos hacerla de forma mucho más sencilla, para algunos más compleja, que todo eso: un espacio de confianza básica se construye en el momento en que uno mismo trabaja y asienta su autoconfianza.

Una vez más… ¡¡Qué menos!! y…¡¡qué poco frecuente!!

Autoconfianza para saber gestionar las diferencias dentro del equipo directivo, pasando de la rivalidad a la integración, cooperación y co- creación.

Desde luego, aquella organización que no trabaje en este plano, difícilmente podrá construir un proyecto compartido. Hay mínimos que necesitan ser cubiertos. Y si estos no son cubiertos, el talento se escapa. Y si el talento se escapa…el desarrollo competitivo, integral y sostenible se esfuma. Y este escenario, genera una organización sin alma, gris, con bajo pensamiento estratégico, triste, estresada y en mucho casos enfermita.

¿Que opinas?

– Óscar

Anuncios
6 comentarios leave one →
  1. 2010/04/12 17:19

    Excelente post, Oscar.
    No puedo estar más de acuerdo con la necesidad de crear y mantener un hábitat saludable donde reina la confianza, la transparencia y la coherencia en beneficio del grupo. Un hábitat donde no existe lugar para la amenaza y el miedo. Un clima donde se potencia el desarrollo individual y el de grupo. Donde se comparten valores y conocimientos porque se consideran un bien común. Un hábitat donde todo el mundo sabe que no es más imprescindible aquel que no cuenta lo que sabe, sino el que comparte todo lo que sabe.
    El problema radica en la pobreza del liderazgo y en las oganizaciones que, pese a ser conscientes, siguen manteniendo esa pobreza de liderazgo porque así han funcionado toda la vida y no saben o no están interesadas en afrontar el cambio pero que, tarde o temprano, se verán abocadas a hacer frente a la pérdida de talento.

    Un saludo,

    • oscardunna permalink*
      2010/04/13 13:13

      Buenas tardes Ana,
      gracias por pasarte y compartir…
      Totalmente de acuerdo. La realidad es que las organizaciones que no entiendan este cambio de modelo, van a tener escaso futuro y si el negocio es muy maduro y permanece…quienes van a tener escaso futuro son las personas que trabajan en este tipo de organizaciones porque su perfil de capacidades se estará empobreciendo.
      Hasta otro día:::

  2. 2010/04/13 00:05

    Enhorabuena por el post y el por el blog. Me resulta muy interesante hablar del talento en épocas de miedo, de incertidumbre e inestabilidad. Es muy importante todo lo que apuntas, pero me voy a quedar con “Las personas demandamos coherencia – ser y parecer”. Dejémonos ya de memeces y empecemos a desarrollar como profesionales estos valores. De nuevo un saludo. @gestionpersonas

    • oscardunna permalink*
      2010/04/13 13:17

      Buenas tardes Rafael,
      muchas gracias por el feedback y compartir pensamientos/sentimientos.
      a veces las organizaciones se saben la lección perfectamente, el asunto es que falta compromiso y autoestima para pasar a la acción. La lástima es que es la organización la que “paga” las inseguridades de los/as líderes. Como comentaba ayer o anteayer en Twitter: “todo proceso de cambio, empeza x el compromiso de autotransformación d ls líderes”.
      Gracias por pasarte y hasta otro momento::::

  3. Josune permalink
    2010/04/13 14:07

    Gracias Oscar por compartir y animar a la reflexión
    Suena genial!! Un hábitat saludable en el que tenga poca cabida el estrés postvacacional, donde no haya que protegerse cada día para mantenerse estable y que permita a las personas sentir las organizaciones a las que pertenecen como lugar de oportunidades. ¿Llegará el día en que las organizaciones sean un recurso para las personas y su desarrollo, y no al revés, las personas un recurso para las organizaciones?

    En cuanto al quién, no dejaría yo en manos de quienes ostentan la autoridad de la organización la responsabilidad de impulsar el espacio de confianza. ¿Para qué esperar a que ellos/as sientan esta necesidad, vean el camino y se dejen ayudar? Quizá aún sin ostentar la autoridad se puede iniciar la construcción de este hábitat sano con la misma receta: asentar nuestra autoconfianza y potenciar la del que tenemos cerca.

    • oscardunna permalink*
      2010/04/14 12:36

      Buenas tardes Josune,
      como diría nuestro buen amigo Julen, el liderazgo organizacional está en el proyecto; proyecto que construyen o debieran construir las personas;, desde luego es la forma mas seguro de arraigar compromiso….Las personas buscamos aportar.

      Respecto al quién, lo natural es que sean lo líderes,, partiendo de que no sólo son líderes los que están en la parte alta de la jerarquía. Ahora, lo que tú propones Josune, ligado a autoconfianza, ¿acaso no es crear las condiciones para tener un micro hábitat saludable?.

      En el peor de los casos como mecanismo de autoprotección. En el mejor de los casos, de transformación.

      Me han encantado que te pases…Hasta otro momento:-)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: