Skip to content

Más valores y menos modelos de gestión avanzada

2010/09/06


Ayer conocí el caso de una gran empresa española del sector distribución -una empresa que todos conocemos de la cual hemos sido clientes alguna vez, una empresa de talla mundial con una cifra de negocio de 14.284 millones de euros y que la edición de 2010 del informe Global Powers of Retailing, elaborado por Deloitte y la revista Stores,  la aupan hasta el puesto 38º de todo el mundo, por encima de conocidas compañías como El Corte Inglés.

Sus espectaculares cifras de explotación y un original modelo de gestión han atraído la atención de investigadores de las escuelas de negocio más prestigiosas del planeta. Harvard acaba de publicar un informe en el que analiza en profundidad las claves del éxito de la empresa española.

En este estudio analizan 3 grandes rasgos diferenciales respecto a sus competidores: la relación con el cliente, la gestión de proveedores y la dirección de personas. Me voy a detener en este último.

El estudio destaca su compromiso con los empleados, a los que ofrece estabilidad en el puesto de trabajo (el 85% son indefinidos), homogeinización de niveles y responsabilidades (muchos de ellos puedan realizar el trabajo de otros, sin complicaciones), formación continuada (en 2008 la empresa invirtió 4 semanas de formación y 5.000 euros para cada nuevo empleado), incentivos sobre objetivos y unos salarios ligeramente por encima de la media del sector. Además, nunca trabajan los domingos.

Visto así, se trata de una gestión de personas con avanzadas políticas de rrhh, sistemas de conciliación bien definidos,  donde se valora el conocimiento y se reconoce en consecuencia. Podría incluso ser un buen modelo a seguir en esto de la dirección de personas. Hasta ahí podemos estar de acuerdo, ¿no?

Sin embargo, si uno “rasca” un poquito más, se encuentra con una desagradable sorpresa. Lo sé, no debería ser tan ingenua…”hasta en las mejores familias se cuecen habas”, como diría mi abuela, pero, aún así, lo que veo me hace reflexionar…

El caso es que los empleados de esta empresa tienen un foro en internet donde a modo de diván virtual tienen la oportunidad de participar y dar su opinión y visión de la empresa. Se habla de acoso, huelgas, discriminación, sentencias judiciales en contra de la empresa…., en resumen, una seria de lindezas que no representa exactamente el tipo de gestión modélica y avanzada  de personas que transmite el informe. Ni los empleados, al menos una parte, están tan satisfechos, ni tan comprometidos, ni se sienten tan reconocidos como el informe quiere transmitir.

Algo no cuadra.

Ante esta disyuntiva, uno puede posicionarse con diferentes razonamientos: pensar que el estudio publicado por una de las escuelas de negocios más prestigiosas del mundo está amañado, pensar que los empleados son “conspiranoicos” y que se han unido de forma maléfica con el único fin de hundir a la empresa o, simplemente, pensar que, como una vez más se ha demostrado, poco o nada tienen que ver las políticas, los procesos y los modelos de gestión avanzada, si en la gestión de personas “humanas”, como diría aquel, faltan valores como coherencia, honestidad, ética… que aunque no garanticen cifras de negocio desorbitadas, sí que garantizan satisfacción, identificación y empatía de las personas con la organización.

Porque, como personas que somos, tanto dentro como fuera del trabajo nos mueve la faceta emocional/afectiva donde conviven los valores. Una vez cubiertas las necesidades básicas a través de ciertos factores higiénicos, lo que nos “engancha”/crea un vinculo emocional con un proyecto es la componente más humana. Así de sencillo, no es nada nuevo.

Entonces…, ¿Porqué nos seguimos empeñando en crear complejos sistemas/protocolos/herramientas de gestión?

¡Seamos coherentes, seamos éticos y fomentemos estos valores en la organización!

Un abrazo,

Oihane

@oeguiguren

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. 2010/09/07 11:15

    Mmm, Oiane, yo también soy partidario de la simplicidad (como muestra mi último post), pero considero hay que partir de un mínimo común, y sobre todo, que éste sea válido.

    Si la ética es el estudio de la moral, y la moral es el conocimiento del bien y del mal, habría que estar muy seguro de que tu propuesta está alineada con el bien y evita enfocarse inadvertidamente en el mal. Ya sabes que de buenas intenciones está empedrado el camino al infierno.

    El problema de muchos (demasiados) seres humanos es que se creen dioses, luego se creen sus propias leyes, luego se creen que tienen razón, luego se creen que van en la buena dirección, luego normalmente la ciscan. Hace falta un estudio más profundo del bien y del mal antes de acometer tareas tan trascendentes. En cualquier caso es recomendable la prudencia en cualquier caso, y pararse a pensar un momento si lo que pretendemos es adaptar la verdad a nuestros criterios o viceversa.

    Abrazos

Trackbacks

  1. Tweets that mention Más valores y menos modelos de gestión avanzada « Cuando las personas importan -- Topsy.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: