Skip to content

Cultura, proyectos de familia y proyectos de empresa.

2010/09/13

Hace varios meses trabajamos un breve post sobre el proceso de sucesión en el grupo Eulen, una empresa familiar con raíces en el País Vasco que hoy sufre al afrontar su primer cambio de generación. Las noticias estallaron como una bomba en los medios de comunicación locales y nacionales, mezclando la información sobre futuras salidas a bolsa, liderazgo familiar y conflictos internos. En ese  sandwich, cientos de familias -se dice pronto-, pendientes del desarrollo de los acontecimientos.

Hoy nos gustaría reflexionar sobre la que creemos es una de las raíces de esta tipología de retos para la empresa familiar; la creación de una cultura consistente y coherente que sustente el proyecto empresarial.

Sin profundizar en la teoría de los tres círculos, -podemos encontrar abundante información en el Instituto de la Empresa Familiar– sí que nos gustaría traer a colación un pequeño gráfico que ayuda a entender la complejidad que se pone de manifiesto en este entorno empresa-familia:

  • La amalgama de roles que pueden darse en la realidad del proyecto, los distintos grupos de interés y el número de interrelaciones entre ellos es sin duda mayor que en la empresa convencional, en la que la propiedad y la gestión suele estar menos relacionada, y sin duda estos vínculos no tienen el carácter emocional que se da en el proyecto familiar.
  • Además, los ciclos y la evolucióndesarrollo de la empresa familiar mantienen conexiones continuas con las cambiantes necesidades de los miembros de la familia que gestionan el proyecto y aquellos que poseen la propiedad.
  • Por último, también observamos cómo el poder en la empresa familiar, y aún más en generaciones tempranas, puede ostentarse de forma muy diferente, variando de forma diferencial en la intensidad y duración de los cargos.

Lo primero es ser conscientes de esta realidad. Verla. Tocarla. ¿Ahora?

En este contexto, la transmisión de la cultura en la familia y en el negocio, a las personas que se incorporan a la organización, cobra una importancia capital para contribuir a un sano desarrollo del mismo. Como refleja Joan M. Amat en sus textos, “la historia, el patrimonio económico común a los miembros de la familia empresaria y la gestión y gobierno de la empresa familiar contribuye al desarrollo de una cultura, creencias y valores que se comparten por todos los familiares”. En la cultura olemos el origen de las capacidades del proyecto familiar, su aportación de valor diferencial se fundamenta en el liderazgo y la “escuela” que seamos capaces de construir. Son los cimientos de la organización.

No existen recetas, es cierto. Sin embargo, una posible clave es gestionar con anticipación. Hoy no se pone en duda la importancia que tiene en el éxito continuado de una empresa el desarrollo de una acercada cultura propia, leal y vivida por la organización, pero ésta debe ser abordada:

Pongamos encima de la mesa potenciales problemas latentes antes de que se conviertan en severos conflictos.

La transmisión de la cultura y de los valores que la familia y el proyecto quieren transmitir a las personas precisa de una actitud activa para su enseñanza y su aprendizaje, para que la integración de esta cultura no se quede a un nivel superficial. Comienza cuando los futuros sucesores son aún niños y se va forjando a lo largo de los años. Y en el negocio se genera en mayor medida cuando afrontamos sucesos críticos para la continuidad del proyecto. Son momentos en los que creamos y afianzamos cultura: Reestructuraciones de mercado, cambios en los ciclos de la actividad económica, cambios en la cúpula directiva, en el entorno laboral o sindical, o en el momento de la sucesión.

Conscientes de esta realidad, muchas empresas familiares están trabajando sobre estos cimientos, adelantándose y generando espacios para conversar y debatir problemas de largo plazo o de futuro lejano en muchas ocasiones y alcanzar acuerdos. Están trabajando la cultura y la estrategia de su proyecto empresarial. Están educando el futuro. Están sentando bases.

Y tú, ¿consideras que trabajar los valores y la cultura es una forma de anticiparse a posibles problemas que pudieran darse en el futuro de tu proyecto empresarial?

– @lamiquiz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: